jueves, 9 de enero de 2014

En la red pulula un texto falsamente atribuido a Campanella

 
Campanella lo aclaró hace varios días

Imágenes integradas 1

Circula con varios títulos —el que me llegó a mí es distinto— y con particularidades propias. Por ejemplo, ese "PARA VIBRAR ...." bestial del comienzo, que parece arrancado de una propaganda de equipos de audio, o algo así.
   
Esto no lo escribo porque Campanella sea mi héroe, sino porque el texto me parece disvalioso, y es injusto que se ampare en una firma influyente que no le corresponde.
    
Hay algunos fragmentos de tono muy general que es fácil compartir ("No hay respeto. No hay educación. No hay diálogo. La búsqueda de la excelencia se abandonó por completo"). Pero hay una carencia grave: los defectos que se señalan y los horizontes que se anhelan soslayan el mal mayor, el de que no hay peor violencia (y más alevosa) que la pobreza extrema y la exclusión. Y ellas afectan a gran parte de los argentinos. La mayoría de quienes estamos en este momento prendidos a la compu no las padecemos, y no tenemos idea de la mazmorra que suponen para quienes las sufren.    

Visto con esa mirada abarcativa, que el autor reclame por su derecho a "recibir cosas del mundo y poder enviar cosas al mundo" revela que vive en otro país, cuyos puentes con la realidad de este país nuestro se han caído.
   
Párrafo aparte merece la redacción: cuando se escribe un manifiesto y se pide que sea difundido se supone que ha sido depurado y, más allá de que se comparta su contenido, o no, formalmente es inobjetable.
   
Este es un mamarracho.
   
Tiene razón el autor:
   
No hay educación. 

 
-------0-------

PARA  VIBRAR ....
 Una sensación de impotencia, de frustración y abatimiento nos noqueó.
Ya parece no quedar nada del orgullo de ser argentino. Y no es la economía.
Ni siquiera el caso Ciccone.
Ni de los hermanos Schoklender.
No se trata de Moreno y su avasallamiento tercermundista.
Ni de Ley de Medios.
El problema no es el tren de Once y los 52 hermanos que murieron... lamentablemente.
Ni tampoco el uso de las reservas.
No se trata del paro de los maestros, ni de las mentiras del Indec ni de la pesificacion.
El problema es otro.
Estamos perdiendo en silencio a nuestra Argentina.
La metamorfosis es brutal.
El país que tenemos hoy no es el que imaginamos, y el país de mañana será mucho peor de lo que imaginamos.
No hay respeto.
No hay educación.
No hay diálogo.
La búsqueda de la excelencia se abandonó por completo.
Nos acostumbramos al atropello del poder político, al patoterismo.
Al corto plazo sin una visión de país que nos ilusione. Que nos enamore.
Que queremos?
Volver a sentir orgullo de ser argentinos
Viajar seguros
Ver un desarrollo cultural sostenido
Transitar por las calles sin piquetes
Escuchar a un presidente conectado con el mundo
A decidir qué comprar.
Qué libros leer.
Respetar al maestro.
Los delincuentes presos.
Estadistas conduciendo al país.
Economistas manejando la economía .
Calma y paz.
No al odio y la crispación.
Los tres poderes funcionando.
Comprar dólares. O no.
Recibir cosas del mundo y poder enviar cosas al mundo.
Si quer
és lo mismo, circulá este mail.
En paz.
Argentina . te quiero !!!
Y no quiero perderte.

Juan José Campanella

. 

2 comentarios:

raul racedo dijo...

¿es una broma ?

Juan del Sur dijo...

¿De quién? ¿Y en qué consistiría?