viernes, 17 de enero de 2014

"Matar argentinos"


“Matar argentinos”

"La Nación" publicó ayer una nota de Ceferino Reato titulada “Los olvidos del 70 del poeta-mártir”*, a propósito del fallecimiento de Juan Gelman.

No la voy a glosar puntualmente: no vale la pena, ya sabemos con qué bueyes aramos. Y, naturalmente, no voy a ejercer la defensa de los Montoneros, de quienes soy absolutamente crítico, ni de Gelman, uno de sus jefes, en tanto tal.

Solo voy a anotar que su comienzo nos da la pauta de lo que vendrá después. Así, habla de "desaparecidos", palabra que sería grata a los oídos de Videla: "No tienen entidad. No están ni muertos ni vivos: están desaparecidos", decía ese argentino (que los retenía en sus mazmorras).

Pero lo extraordinario, rayano en lo fantástico, es ese gimoteo: "Tomó la decisión de matar a otros argentinos". Como si matar argentinos constituyera una categoría ética distinta a matar hondureños o finlandeses.

Detrás de ese lamento está el apotegma de Perón: “Para un argentino no hay nada mejor que otro argentino”.

El cual sería mucho más exacto cambiándolo un poco: “Para un argentino no hay nada peor que otro argentino”. Si bien sospecho que para un uruguayo no hay nada peor que otro uruguayo, y para un sudafricano nada peor que otro sudafricano, etcétera, quisiera detenerme en la afirmación peroniana. ¿Quiénes han secuestrado, torturado, mantenido en cautiverio ilegal y asesinado a miles de argentinos?: argentinos. ¿Quiénes explotan y se enriquecen a costa del hambre y la penuria de otros argentinos?: argentinos. ¿Quiénes saquean el erario, restando recursos para necesidades vitales de los argentinos?: argentinos. ¿Quiénes desprecian y ningunean a su prójimo argentino cada vez que tienen ocasión?: argentinos.

Y así, siguiendo.

O sea, esa afirmación implícita en la nota es, en el sentido de Marx, profundamente ideológica, o sea falsa. Tal como si viniera de Reato y de su mentor, el de los brazos cortitos.

.

1 comentario:

raul racedo dijo...

fue muy bueno leer el articulo/comentario de don reato.porque huele a carroña.no por su ¨denuncia en contra de gelman¨, si por el matiz.en el fondo, persiste la teoría de los dos demonios.porque por encima de ellos, se encontraba el dios estado, que bajo ningún punto de vista es inocente en la matanza de argentinos por argentinos, como tampoco tiene importancia el hecho de judios matando ( o conduciendo a la muerte) judíos al trabajar como policías de los nazis.

¿ Y stalin asesinando miles de bolcheviques o disidentes rusos?

¿Y los franquistas españoles asesinando españoles porque estos últimos apoyaban a la república que era un enjambre comandado por el partido comunista y el socialista?

el problema, que soslaya rato,es que hubo a nivel mundial una opción por la lucha armada.en alemania, italia, españa, uruguay, perú, bolivia, Estados Unidos (black power), chile y etcéteras.

el demonio no era argentino.porque el demonio no existe.El Estado avanzó en contra de quienes lo jaqueaban, y el resultado fue lo que fue.

el mismo Estado que en este momento avanza en contra de la población implementando las medidas que conocemos.

por supuesto, lanzar una acusación en contra del columnista de la nación, sería instrumentar un recurso demasiado similar al recurso utilizado por 678, lo cual es, de por sí, patético.

lo de gelman estuvo, está ahí. permanecerá. tal como permanece la estructura del Estado.tal como permanecen los derechos adquiridos de la nación.

derechos adquiridos que si se tratara de exhibir su origen, habría mucho para escribir.