martes, 24 de noviembre de 2015

Hasta el domingo, el de Guyana, en 1978, era el mayor suicidio colectivo de la historia

 
Ahora ha quedado eclipsado frente la autoinmolación de millones de argentinos ante el altar del Mal Menor

Cuando era previsible (teóricamente) que una gran parte de la ciudadanía no se sintiera representada por ninguno de los dos candidatos, y se colocara al margen, en postura expectante y crítica, fue justamente la vez que, en estos últimos doce años, se abalanzó en masa a respaldar a uno o al otro.

Veamos:
 

Elecciones presidenciales 2015

Dos candidatos: con rasgos similares
Votos en blanco: 305.000 (1,19%)
Votos nulos: 318.000 (1,24%)
Blancos + Nulos = 2,43 %

Elecciones presidenciales 2011

Siete candidatos: para todos los gustos
Votos en blanco: 803.000 (3,5 %)
Votos nulos: 226.000 (1 %)
Blancos + Nulos = 4,5 %

Elecciones presidenciales 2007

Catorce candidatos:  para todos los gustos
Votos en blanco: 1.331.000 (6,44%)
Votos nulos: 240.000 (1,16%)
Blancos + Nulos = 7,60 %

Elecciones presidenciales 2003

Dieciocho candidatos: para todos los gustos
Votos en blanco: 197.000 (0,99%)
Votos nulos: 346.000 (1,73%)
Blancos + Nulos = 2,72 %
 
Para mí (ojo: para mí) es algo tan desconcertante que el domingo a la noche no terminaba de creerlo: pensaba en que había una confusión, o un retaceo de datos, o un fraude. Me puse a revisar telegramas de mesas de distintos lugares del país (www.resultados.gob.ar)... y me convencí: la campaña por el voto en blanco, en la cual participé entusiastamente, había sido un brutal fracaso.
Hubo menos votos en blanco y nulos que las veces en que no hubo campaña por el voto en blanco y que, además, se disponía de una amplia variedad de propuestas entre las cuales optar.
Por supuesto, conocemos bien a Macri y a Scioli: cada mitad de la ciudadanía tiene buenos motivos para recelar de ese al que no votó. Pero recelar es una cosa. Darle un cheque en blanco al otro, decirle “encargate vos”, es otra. Porque ambos son nuestros enemigos y, en cambio, entre sí, son competidores. Es asunto nuestro combatirlos, porque en la fiesta de cualquiera de ellos el pato de la boda somos nosotros.
Veamos algunas de las cosas que aprobaron los que votaron a Scioli, después de doce años de gobierno, la mayoría con viento de cola:
 
—25 % de la población en la pobreza
—40 % de los trabajadores no registrados
—la podrida burocracia sindical matoneando y traicionando en los conflictos laborales
—millones de personas sin cabida en el marco laboral, obligadas a mendigar planes
—pronunciado declive en salud, educación y vivienda
—infraestructura cayéndose a pedazos
—extranjerización de la economía
—saqueo y contaminación del suelo y subsuelo por multinacionales
 
Los que votaron a Macri, ¿es porque creen que él va a atacar estos problemas, particularmente los cinco que encabezan la lista?: ¡ja!
Recordemos: este fue el tercer momento de quiebre de que dispusimos los argentinos en los últimos treinta y tres años (por no ir más lejos):
 
—en 1982, debimos repudiar la canallada fascista de Malvinas
—en 1983, pudimos emerger de las elecciones con uno, dos o tres millones de ciudadanos que no hubieran votado a los partidos cómplices de la dictadura
—este 22-11, delegar en uno de nuestros enemigos el rechazo a lo que representa el otro no nos empoderó; debimos diferenciarnos.
 
Sí, por supuesto: nadie puede asegurar que esas actitudes contrafácticas nos depararían la bienaventuranza. Pero también hay derecho a pensar que si —teniendo este gran país que tenemos— nos va como nos va es porque algo estamos haciendo mal.
 
@juandelsur2
 
 
 
 
 

sábado, 21 de noviembre de 2015

Vale para los dos

 

Que nuestro voto les lleve este mensaje:
Los conocemos. Ojito con lo que piensan hacer”.


viernes, 20 de noviembre de 2015

¿Somos lechugas?

 
"Si no hay una manzana sin gusanos en el mundo... ¿para qué quiero yo los sesos?"
 
El mal menor no existe para los que no rebuscamos en la basura.
El “mal menor” existe para los que toman lo que se les ofrece, lo que hay.
Los que trabajamos por un mundo mejor no revolvemos la basura para rescatar lo que parece un poquito menos podrido, lo que quizás, todavía...
"Si no hay una manzana sin gusanos en el mundo... ¿para qué quiero yo los sesos?"
¡Esta es la gran cuestión!
Si es inútil pretender una manzana sin gusanos, ¿para qué vivimos? ¿Para durar?
Entonces, ¿qué nos diferencia de una planta de lechuga? Ella también prefiere una suave caricia del sol, una cuota de humedad confortable. Pero nada hace —nada puede hacer— para lograrlo.
¿Somos lechugas?
 
 Dicen que la libertad es ir de una manzana podrida a otra manzana podrida. León Felipe.
 

Las tres manzanas


La manzana roja que me dieron a comer ayer tenía un gusano; la manzana blanca que se comieron mis padres tenía dos gusanos; y la manzana verde que se comió la pareja original, ya en la puerta falsa del Paraíso, tenía tantos gusanos que todos pudimos heredar nuestra parte.
Si hay una manzana sin gusanos en el mundo no está detrás de mí sino delante.
Ahora bien. El hombre puede retractarse. Todo hombre honrado puede retractarse y decir: yo no quiero la manzana roja. Ayer canté sus excelencias porque creí que era la manzana del hombre. Ahora he visto que tiene un gusano. No la quiero. Iré a buscar otra manzana.
Lo que no puede decir un hombre honrado es esto: La manzana roja tiene un gusano, no la quiero. Tomaré otra vez la manzana blanca de mis padres, que aunque tenía dos gusanos, tenía también una historia, y de su pulpa podrida vivió todo mi clan.
Esto es cobardía, astucia y ganas de seguir fumando sin levantarse de la mecedora.
Desde la mecedora siguen hablando todavía ciertos sabios, de la libertad...
Y dicen que la libertad es la voluntad de mecerse de izquierda a derecha, de ir en sordos y rítmicos vaivenes, de una manzana podrida a otra manzana podrida, porque más allá de este balanceo no hay más que el muro negro y espeso y si un hombre o un pueblo se levanta de pronto y va a estrellarse los sesos contra el muro negro y espeso, le gritan que es un loco o un violento.
Pero no es ni loco ni violento. Es un personaje que dice:
Si no hay una manzana sin gusanos en el mundo... ¿para qué quiero yo los sesos?
Creo que la última prueba, la Gran Prueba, se encuentra en el cerebro roto del hombre.
Porque también está escrito: Y el que pierda su cerebro lo encontrará.

@juandelsur2

jueves, 19 de noviembre de 2015

Los votos "positivos" son moooy negativos


=======================================
Cada aval (voto) que le demos a cualquiera de los dos es un permiso para que nos saqueen y pisoteen
=======================================
 
(Clic para ampliar.)
 

sábado, 14 de noviembre de 2015

¿Votar en blanco es hacerle el juego a la derecha?

 
Hacerle el juego a la derecha es aceptar su falsa opción, en lugar de tener una política diferenciada
_________________________________________
 
Dijo un comentarista en un diario digital:
 
Nos asustan con el "cuco" de que si no tomamos posición por uno de los candidatos del sistema le hacemos el juego a la derecha, cuando es exactamente al revés: lo que sirve al sostenimiento del sistema de dominación es que no contemos con una política independiente que, con potencia, enfrente abiertamente a la clase dominante. Sus engaños apuntan a que las masas tomen el camino del sojuzgamiento y el seguidismo a una de las facciones de la burguesía monopolista, dejando para mejor oportunidad luchar por la definitiva liberación. Pero esa “mejor oportunidad” no va a llegar nunca si seguimos renovándole los avales al “mal menor”, en lugar de impulsar nuestros intereses específicos y acrecentar nuestro propio poder.
 
 Esta es una de las dos posturas posibles: recibir al nuevo gobierno
manteniendo esta posición. La otra es jugar nuestras propias cartas.




miércoles, 11 de noviembre de 2015

Para los kirchneristas que nos quieren correr por izquierda

 
¿Votar por Scioli para no hacerle el juego a la derecha?
 
El poder económico y mediático tiene candidatos adentro de todos los partidos políticos, y ese candidato adentro de las primarias del Frente para la Victoria es Daniel Scioli” – Randazzo.
 
Daniel no da garantías para cuidar los logros alcanzados en estos años. Y, mucho menos, para profundizarlos” – Urribarri.
 
Yo nunca voy a bancar una candidatura de Scioli a presidente. Lo digo con total claridad. Él está en las antípodas de lo que significó [¿?] el proyecto nacional, popular y democrático” – D’Elia.
 
Él es un hombre que se cae para el lado de las corporaciones” – D’Elia.
 
Él expresa el neoliberalismo conservador de los noventa. Un hombre de la embajada americana: Vilma Martínez lo anda ofreciendo” – D’Elia.
 
Neoliberal, hombre de la Embajada [de USA], la verdad que, como administrador [de la PBA] no le está yendo bien...” – D’Elia.
 
Si lo ponen [¿?] a él, no lo voy a votar: menos Scioli, cualquiera” – Hebe.
 
Véalo y escúchelo acá:
 
Solo las personas honestas quieren saber. Los indecentes prefieren ignorar. Así después pueden decir que no sabían – Yo.
 
Ningún voto para nuestros enemigos. Cada voto que obtenga el que gane será un permiso para que nos pise la cabeza.
 

martes, 3 de noviembre de 2015

Un campeón mundial de rugby le regaló su medalla a un pibe


“Buen gesto deportivo”, titula un diario de “izquierda”

El neocelandés Sonny Bill Williams —campeón mundial de rugby con los All Blacks— le entregó su medalla de oro a un chico que en la cancha esquivó a la seguridad para saludar a sus ídolos (después la World Rugby se la repuso).
 
Ese Williams conoce su negocio.

La World Rugby conoce su negocio.

Los explotadores conocen su negocio.

Las cadenas televisivas conocen su negocio.

Los medios, que reproducen destacadamente esta noticia, conocen su negocio: hay que poner como ejemplo a Williams y a ese chico, hay que remachar esta relación alienada de la gente de a pie con los ídolos de los espectáculos de competencias entre hiperprofesionales (que los seguidistas llaman "deporte").

"La pasión más pura" que decía Discépolo.

Mientras los sometidos ponen toda su pasión y sus energías en eso, los explotadores saquean, destruyen, matan.

Los sometidos no conocen su negocio.
 

domingo, 1 de noviembre de 2015

Un claro ejemplo del modelo de inclusión social: Szpolski-Garfunkel


====================================================
Szpolski-Garfunkel recibieron del gobierno $ 815 millones entre julio de 2009 y julio de 2015 
====================================================

 
Estos números solo incluyen los fondos que les asignó la Jefatura de Gabinete en concepto de "difusión de los actos de gobierno". No registra lo que han percibido desde la Anses, la AFIP y grandes empresas estatales como YPF o Aerolíneas Argentinas por servicios análogos.

Pero, pensémoslo un momento: 815 millones de pesos en seis años equivalen apenas a 136 millones por año. Una nada, una limosna.

Diría más: una afrenta.

Está bien que es nuestra plata, y que el gobierno tiene que cuidarla. Pero no hasta el punto de ser miserable.

De Szpolski no sé mucho, pero Garfunkel no hay semana que no nos muestre a través de los medios cómo se las arregla con su parte para paliar sus necesidades más urgentes.

Pero (¡una buena para S&G!) estas cifras no están actualizadas. Por ejemplo, 136 millones de 2009 equivalen a más de 300 millones de hoy, y así podría calcularse año tras año. Digamos que los 815 millones son 1.300 millones en pesos de 2015 —millones más, millones menos—, o sea unos 210 palitos por año para estos dos esforzados paladines de la verdad.

Como yo, lo quiera o no, ya pongo mi parte y —lo confieso— no estoy en una situación económica mucho mejor que las de S&G, no voy a acudir en su ayuda. ¡Pero qué bueno sería que los habitantes de todos los países del mundo —no excluyo a Haití, India, Somalia— les dieran una manito, o dos!

 
Leé más: 
http://www.lanacion.com.ar/1841286-pauta-oficial-2009-2015-todos-los-nombres-y-los-montos-cobrados

jueves, 22 de octubre de 2015

Un fueguino vale por diez tucumanos

 
Y un catamarqueño por cinco bonaerenses
 
¿Usted cree que en la Argentina rige el principio de que el voto de todos los ciudadanos vale lo mismo?
Desengáñese. No, al menos, cuando eligen diputados nacionales.
Recordemos la organización de nuestro Poder Legislativo, según la Constitución Nacional [CN]: un Senado, que representa a las provincias y la CABA en su soberanía local, con igual cantidad de senadores para cada una, y una Cámara de Diputados, compuesta por legisladores elegidos en cada distrito en número proporcional a su población, con un mínimo asegurado de dos diputados.
Pero el decreto ley de Bignone del 12 de julio de 1983 introdujo una distorsión por la cual el mínimo de diputados de cada distrito se fijó en cinco. Ese regalo acarrea que los distintos diputados no representen, como la CN quería, a un número similar de pobladores, sino a conjuntos asombrosamente desiguales.
Mirado desde la cantidad de votos necesarios para ungir un diputado nacional, y para marcar el caso más extremo, en las elecciones de 2013 bastaron para ello 18.000 votos en Tierra del Fuego, mientras que en la provincia de Buenos Aires hicieron falta en promedio 252.000. Un voto de un fueguino valió por los votos de catorce bonaerenses.
El principio de “un ciudadano, un voto” está adulterado y, con él, la democracia representativa: dice Bobbio que la democracia es el conjunto de las reglas del juego que permiten a una comunidad tomar las decisiones colectivas, bajo el supuesto de igualdad. No hay igualdad, no hay democracia.
Beltrán y Almada lo explican clara y sucintamente: “La igualdad del voto implica que la influencia del sufragio de todos los electores es igual. Es decir, todos los votos pesan lo mismo”. En la Argentina no hay igualdad de los ciudadanos en el voto, por más que los artículos 16 y 37 de la CN la proclamen, y lo refirmen, incorporados a ella, el  Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (artículo 25) y la Convención Americana sobre Derechos Humanos (Pacto de San José, artículo 23).
No vaya a creer que caso Tierra del Fuego-PBA es aislado. Aquí van otros, también todos de la elección de 2013. El número consignado es el promedio de votos que hizo falta en diversos distritos para poner un diputado nacional en el Congreso (las cifras están redondeadas):

Córdoba = 176.000
Con 144.000 votos Liliana Olivero no entró.
El PRO, con 289.000, consiguió solo un diputado.

Mendoza = 181.600
Con 278.000 votos el FPV obtuvo un solo diputado.

Tucumán = 181.750

Catamarca = 51.000

Santa Cruz = 35.000
UVM, con 67.000 votos, colocó dos diputados nacionales.

Tierra del Fuego = 18.000
El MSP, con 16.000, tiene un diputado en el Congreso Nacional.

No se trata de demostrar que los fueguinos votan mal y los mendocinos bien, sino que la composición de la CdeD refleja una opinión social adulterada.
Me parece.

viernes, 16 de octubre de 2015

68 años de fusilamientos impunes


=========================================
Y 72 años de hegemonía ideológica y política
=========================================
 
El peronismo (y sus seguidistas) han impuesto para el gobierno militar 1955-58, por sus 26 asesinatos, el nombre de "Revolución Fusiladora". Pero, ¿por qué no se llama al de Perón "Gobierno Fusilador", en razón de la masacre de centenares de indígenas pilagás en octubre de 1947? ¿Será que los indígenas valen menos (¡o nada!)?

Hace 68 años, y durante varios días, la gendarmería persiguió y asesinó a un número impreciso de hombres, mujeres y niños de esa etnia —entre 500 y 1300—, cifra que, por supuesto, ni durante los “años más felices”, ni después, nadie tuvo interés en determinar.

¡Ah! Y no solo la gendarmería participó: también las “alas de la patria” tuvieron su bautismo de fuego en aquellos días, ya que aviones de la Fuerza Aérea procedentes de la base de El Palomar colaboraron en localizar y ametrallar a los pilagás que escapaban.

Es así: los que tienen el poder escriben la historia. Y la inscriben en nuestras mentes.



@juandelsur2
 

sábado, 3 de octubre de 2015

“Danos hoy nuestro plan de cada día”

 
 Peronismo explícito

 
Un joven abogado pintó con aerosol en un paredón del Hospital Provincial de Rosario la leyenda “Abrazame hasta que vuelva Cristina”.
Krisabelita se enteró, le gustó y lo invitó a venir a Buenos Aires para conocerse. Vino, y se abrazaron, los dos muy emocionados.
De eso trata la nota “¿Vos sos el loco de la pintada?” —del sitio Redacción Rosario—, que cuenta la historia en todos sus pormenores *.
Pero una cosa trae la otra, decía sabiamente mi mamá, y una nota trae sus comentarios (si estos son permitidos, claro). Esta trajo muchos, en su mayoría (es un sitio peronista) muy favorables.
A mí el que más me gustó fue el que pongo abajo.
Y lo comparto con ustedes para que vean que no soy egoísta:
 
(Clic para ampliar.)
 

@juandelsur2
 
 
 

martes, 22 de septiembre de 2015

Sobre si podemos saber, o no, si Tévez actuó con mala leche


Caso Tévez: metáfora de si está a nuestro alcance saber cómo funciona el mundo

Tévez ha encontrado en los medios, tanto gráficos como de aire, una legión de defensores voluntarios, que apelan a toda clase de argumentos para negar lo que ve en los videos que muestran su agresión contra Ham.
Desde los que exculpan al “jugador del pueblo” porque no tiene antecedentes de fracturador serial (con lo cual habría que dejar en libertad a todos los que cometen su primer asesinato), hasta los más centrados en el hecho en sí, que afirman que fue al choque sin mala intención, o con la intención de “aplicarle un correctivo” —onda Juan Cabandié— al rival, pero no de ocasionarle una triple fractura.
Determinar qué pasaba por la cabeza de Tévez durante la secuencia de esa jugada —cuál era su intención, si tuvo o no “mala leche”— sería imposible si los videos llegaran solamente hasta el momento en que la suela de su botín derecho destruye la pierna de Ham.

 
 
Tévez pone la plancha, ve y oye cómo quiebra al rival. Hasta ahí no conocemos su intención.
Pero la filmación sigue y expone que el microcéfalo cree que si continúa la jugada y se va sin mirar atrás, con ello demuestra que es tan inocente que ni siquiera sospecha que ha pasado algo terrible.
Cuando es exactamente al revés. ¿Cómo que —según dicen los mamporreros de los medios— si "el jugador es mala leche solo él lo sabe"?
Todos podemos saberlo, si tenemos una idea aproximada de cómo funciona la realidad y usamos aunque sea unas poquitas de nuestras neuronas.
Pongamos un palo de escoba parado contra la pared, con la parte inferior un poco separada de ella.
Ahora, partámoslo con un planchazo de nuestro pie: ¿nos damos cuenta de que lo hemos quebrado, o no?
¿Oímos el ruido, o no?
¿Y si en vez de un palo fuera una persona que emitiera un grito desgarrador, como Ham, nos preocuparíamos, o no?
El cerebro de ameba de Tévez, que vio y oyó todo esto, pensó que el mejor medio de simular inocencia era ignorar estos hechos... cuando, si no hubiera sido mala leche, habría interrumpido la jugada, se habría desesperado, habría acudido al lado del herido, habría llamado a los médicos a gritos, etcétera.
Pero es un minusválido mental, y su nula inteligencia le indicó una actitud con la cual no hizo sino firmar su culpabilidad dolosa.
Su mala leche.
Por supuesto, en el lienzo del drama argentino lo de Tévez, en sí, es un hecho irrelevante.
Lo que no es irrelevante es saber si los ciudadanos podemos descubrir las intenciones de los políticos y demás personajes gravitantes en los sectores del poder —político, económico, mediático, etcétera—; si tenemos, o no, elementos para penetrar en sus mentes, para conocer sus designios.
La respuesta es ¡por supuesto que sí!
Y tenemos más información que sobre el caso Tévez: conocemos los pedigrís de todos ellos, sus historias, sus fortunas, sus intereses, y los de sus organizaciones.
Antes de tomar decisiones vitales siempre debemos echar mano a esa información y procesarla con las neuronas que nos queden.
Como decía Brecht, tenemos que revisar cuidadosamente la cuenta. Porque la vamos a pagar nosotros.
 

jueves, 17 de septiembre de 2015

Quiénes educan a nuestra niñez

La maestra alecciona a la mamá
 
La maestra, en el cuaderno de comunicaciones, le manda una notita a la madre.
Comete cuatro errores en seis palabras: la maestra.
La madre le marca uno solo. Quizá por no llevar las cosas muy lejos.
Quizá porque no le da para más.
Pero se ocupa. Lo cual abre buenas perspectivas para su hija.
Porque si es por nuestro sistema educacional y nuestros docentes, está frita.
 

martes, 1 de septiembre de 2015

Veneno para neuronas, día y noche


Un video que fue compartido cien
millones de veces en tres días... y nadie miró
 
 
Infobae publica una nota sobre un video* de propaganda de cámaras de seguridad que —dice— se ha viralizado con esa velocidad insólita.
El video puede verse en esa página, y allí mismo abundan los comentarios que no solo ponderan sus supuestas enseñanzas morales, sino también la calidad de su factura.
Para mí —ojo: para mí— decir que este video es elemental, demagógico y ramplón sería hacerle un elogio desmesurado.
Porque la historia es idiota e inverosímil, con la particularidad de que los “actores” hacen juego con ella. 

Pensemos en un solo detalle: las imágenes de la supuesta “cámara de seguridad” están tomadas por... cinco o seis cámaras, algunas a ras del suelo y con zoom.
Pero lo más notable es que se trata de una antipropaganda: el comerciante tenía esas cámaras, pero si no hubiera estado el sintecho le habrían pintado  y orinado la cortina, le hubieran robado, etcétera. Por supuesto, esas cámaras ni siquiera desalentaron que se cometiera un homicidio.
O sea, todo mal.
Ni más ni menos que el masaje de imbecilización que nos ofrecen los medios, día y noche.

 

miércoles, 26 de agosto de 2015

Está muy bien querer a los pichichos

 
 Pero mejor aún es respetar a los conciudadanos