miércoles, 4 de junio de 2014

¡Hay que tirar la cadena!


Esa modalidad de comunicación del PEN debe desaparecer


Está bien que la presidenta, además de ser ignorante, padece un severo estrago cerebral. Pero, en los niveles altos del gobierno y de sus colaboradores, ¿no hay nadie que le diga que el uso que hace de las cadenas nacionales es ilegal, además de que violenta el sentido común? ¿Que, para la gran mayoría de las veces que las utiliza, sería más operativo informar en forma detallada por la prensa y con cartelería en los lugares adecuados quiénes y cómo acceden a un beneficio, o qué costos y beneficios implica una obra, cómo se financiará y cuándo estará lista, etcétera?
Pues no: en lugar de eso tenemos unos microactos en los cuales la presidenta se autocomplace en escucharse a sí misma sus trivialidades y sus jactancias, y quienes la aplauden han sido pagados para eso. Por nosotros.
Por supuesto, las cadenas nacionales no son la desgracia del país, sino apenas una tortura cuasi semanal. Como quien dice, una tocada de trasero.
Acabaremos con ella cuando acabemos con todo, para lo cual debemos saber que: 1) Esto nos pasa a nosotros porque somos (porque estamos siendo) como somos: no es la imposición de una potencia intergaláctica. Es algo que hemos sabido construir a lo largo de muchos años; 2) Ella (ellos) no va a cambiar. Para que esto cambie tendremos que cambiar nosotros.
Me parece a mí, ojo.
.

No hay comentarios: